domingo, 4 de noviembre de 2007

LABOR DE OLVIDO


Su boca, menos de un tercio de esperanza,
fractura de añiles, fría, tetánica.
Todo esperaba de su muerte
salvo la sombra.
Bajo el fuego fatuo
nada se mueve, respira, silba:
Paz de los cadáveres ancianos.
La longeva pulcritud de las tumbas
es mérito
de la digna labor que el olvido
practica.

Julio Obeso González

1 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Joder, Julius, esto quiebra lo límite, me rompe. Si, es en esta sangre que se alza como un tritón donde te siento más hondamente.

Muy bieeen, compa.

Tu Viktor

 

ALREDEDOR DE LA MEDIA NOCHE Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo